jueves, 6 de marzo de 2008

Testamento o Venta de Garage

Finalmente, esta semana mi esposa y yo empezamos a considerar seriamente qué hacer con las cosas que tenemos aquí y que no pensamos llevarnos para Australia.

Ella inicialmente quería empezar a verder de inmediato lo que se pudiera, pero yo me opuse, pues no quiero vender hoy cosas que de repente voy a necesitar dentro de 1 semana, pues para mí, es más importante pasar estos 100 días con relativa comodidad, que recibir algo de dinero que no va representar mayor cosa, pero en cambio sentirme como que estoy de campamento ecoturístico en la Gran Sabana y se me quedaron las maletas.

En vista de que de todos modos hay una cantidad de cosas que uno va acumulando en su casa pero que realmente no se usan, y que de cualquier manera sería bueno ir saliendo de algo de eso, mi propuesta fue la siguiente:

"Vamos a vender cualquier cosa que no hayamos usado en 2 meses"

Así, mi esposa preparó una lista con fotos y todo, y la pasó por email entre sus amigos y conocidos. Eso fue hace unos días, y ya me dice uqe tiene "negociadas" casi la mitad de las cosas. Algunas con entrega inmediata, otras con entrega cuando nos vayamos.

Antes de eso, preparamos "El Testamento", que es la lista de cosas que no vamos a vender, pues queremos dar a nuestra familia bien porque tienen valor sentimental o porque les puedan servir o simplemente porque queremos que ellos lo conserven.

Por eso, les hemos ido preguntando si hay algo de lo que tenermos que les gustaría conservar, de modo de "apartarlo".

Curiosamente, esta parte ha sido divertida y para nada dura. Yo estoy seguro que para nuestras familias no es fácil ver que ya de verdad estamos disponiendo de las cosas de la casa, y que este cuento de que nos vamos ya como que finalmente es cierto, pero sabemos que estamos persiguiendo un objetivo mucho mayor y eso tiene que ser suficiente para darnos ánimo a todos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos Augusto, soy de Puerto Ordaz, estoy en el proceso y tenemos algunos canguros caraqueños conocidos en común. Me gusto mucho los post de las etapas de la migracion, digamos que abrio o amplio un poco mi mente. Por eso GRACIAS!!!
Con respecto a la venta de garaje, pienso que lo mas importante y lo mas dificil a la vez debe ser lograr realmente hacer ese filtro de que objetos o cosas realmente vale la pena quedarse, que vender y que no.
Pero como decia mi abuela "cada cabeza es un mundo" y eso dependerá de la visión que tenga cada cual.
Suerte en lo que queda del proceso. Sigo tu cuenta regresiva.
Diego.

Augusto dijo...

Hola Diego

Me alegra que te haya gustado ya yo estaba creyendo que no lo había leido nadie :-(

Pues la verdad no nos ha sido tan difícil como yo creía decidir que se va y qué se queda pues afortunadamente, mi esposa y yo concordamos en que no vamos a llevar cosas ni grandes ni pesadas ni nada que podamos comprar allá.

Así que bajo esos parámetros, la decisión ha sido relativamente simple.

Mucha suerte con tus trámites, gracias por tu comentario y paciencia.

Saludos!

Anónimo dijo...

Hola Augusto!
Cómo puedes pensar que nadie leyó tus posts? Nooo! Cómo se te ocurre? Yo siempre los leo y me son muy útiles.
Claro, me ponen en la perspectiva de todo lo que me falta por hacer y me da un poco de escalofrío. Tal vez una de las cosas más difíciles en este proceso es decidir cuándo llegó el momento de empezar a vender o a cerrar conjuntos, siendo que lo que más caracteriza el proceso es la incertidumbre.En este sentido es como si la vida se congelara en tu propio país, mientras si Dios quiere te aprueban la visa. Por ahora, en nuestra caso estamos poniendo énfasis en el dinero y el inglés. Ya las maromas con el dinero en Vzla. te lleva una buena proporción de energía.
Bueno Augusto, tu sabes que estás ahí, hombro a hombro con Ricky Martin.
Saludos cariñosos para tu gran familia.
Mari, desde Caracas.

Augusto dijo...

Hola Mari:

Muchas Gracias por tu comentario!

Efectivamente la sacada del dinero en Venezuela es muy desgastante. La incertidumbre durante el proceso no ayuda.

La percepción que yo tengo es que el proceso migratorio australiano es casi como una receta: "si tienes los ingredientes y sigues las instrucciones, te sale una torta", pero igual, hasta que no tenemos la torta en la mano, eso es difícil de creer.

Por cierto... todavía me río solo con el cuento de Ricky Martin.

Muchos Saludos!