miércoles, 6 de diciembre de 2006

El futuro en Venezuela


Hay mucha gente que cuando se les pregunta por el futuro, acuden al lugar común de indicar que prefieren no ser "profetas", y se van por la tangente para tratar de no equivocarse. Yo, en cambio, espero con todo mi corazón estar equivocado y con eso en mente, pienso exponer mi visión y razonamientos de cómo veo el futuro de este precioso pais que me vió nacer y que, según espero, no me verá morir.

Ninguna visión seria del futuro es posible sin un análisis adecuado del presente y algo del pasado.

El Pasado
Algo terrible que ocurrió en Venezuela entre 1960 y 1998 (más o menos) es que casi todos los gobiernos detectaron que había problemas sociales y cada uno, en la medida de sus ingresos, trató de resolverlos mediante la entrega de "limosnas" disfrazadas con diferentes nombres: becas, ayudas, programas, etc. Los métodos eran distintos pero el resultado casi siempre igual: Programas que beneficiaban a unos cuantos, que resultaban mal utilizados por muchos y que era imposible mantener en el largo plazo. Por lo que cuando los precios del petróleo bajaban, lo primero en ser recortado eran siempre los fulanos programas sociales.

Y hoy?
Debido a que el gobierno actual ha recibido cerca de 5 veces más dinero que cualquiera de los gobiernos anteriores, le resultó relativamente fácil masificar la industria de la entrega de limosnas. Algo nuevo en este gobierno, eso sí hay que decirlo, es que adicionalmente ha puesto especial interés en atacar a la industria privada y reducirla al mínimo posible, al punto de que hay miles de empresas que existían hace 5-8 años, que ahora son sólo parte del recuerdo.

Necesito dejar claro que, aunque los programas sociales me parecen indispensables y son parte del trabajo de cualquier gobierno, estoy totalmente encontra de que el Estado ande repartiendo limosnas. La diferencia? Fácil:

Los programas sociales, como los enfocan muchos países desarrollados (Australia incluída) son ayudas que entrega el estado a personas de bajos recursos, con la finalidad de que mejoren sus condiciones de vida. Lo más importante: Este tipo de programas son SOSTENIBLES EN EL TIEMPO. Las ayudas, sean muchas o pocas, siempre están ahí para quien las necesite, mientras las necesiten. Se mantienen con impuestos y forman parte del presupuesto ordinario del pais, igual que los sueldos de los empleados del gobierno o los pagos de cualquier deuda.

Las "limosnas", en cambio, es dinero que el gobierno entrega a personas CUANDO EL DINERO SOBRA, en el caso de Venezuela, cuando hay altos precios de petróleo. Es decir, que en Venezuela, cuando hay altos precios, las limosnas se multiplican, pero si los precios del petróleo caen (siempre caen) lo primero que se recorta son los "programas sociales" (limosnas), dejando así a las personas que dependen de estas ayudas, sin ningún tipo de protección.
Posiblemente alguien en Venezuela no me crea que el gobierno actual hace igual que cualquier otro (tenemos un problema de mala memoria). En ese caso, le invito a que busquen en Internet, en qué fecha empezaron los programas sociales del actual gobierno venezolano y en cuánto estaban los precios del petróleo antes de eso.

Lo que ofrecía Rosales, en este punto, realmente sólo era un cambio cosmético... en lugar de "misiones" entregaba las limosnas con una tarjeta de débito... pero siempre con las sobras. Limosnas.

El futuro ?
Pues los "expertos" opinan que es imposible mantener precios del petróleo a los niveles actuales ($60 por barril) por mucho tiempo. En consecuencia, y dado que Venezuela en este momento depende más que nunca de ése dinero, pues estoy convencido de que el gobierno actual de Venezuela durará hasta el mismo momento en que sea posible mantener la increíble cantidad de limosnas. Cuando eso ocurra, confluirán dos factores:
  1. Una cantidad inmensa de personas que vivían casi exclusivamente de las limosnas del gobierno y que de un momento a otro se ven privados de ellas.
  2. Cuando no haya limosnas qué buscar, tratarán en encontrar empleo, pero no hay trabajo (en las pocas empresas que subsistan) para tanta gente.

El resultado ?
La explosión inmesurable de una bomba que no deseo ver explotar (muchos de mis seres queridos quedan en Venezuela), Eso sí, definitivamente no voy a dejar que mi familia pague la irresponsabilidad de otros.


Ojalá me equivoque.

2 comentarios:

Chauca dijo...

Excelente analisis, muy realista, aunque triste.

Pero una explosion cuando el precio del petroleo caiga es poco provable, esto lo sustento en que para ese momento abra tanta gente con el cerebro lavado, que aunque la limosna siga siendo pequenia apoyaran al gobierno, algo asi como Cuba.

Lamentablemente despues de esta victoria, que para mi si esta trampeada, la salida de este individuo no sera antes del 2030.

Augusto dijo...

Muchas gracias.
Pero qué te puedo decir... de verdad, quiero estar equivocado.
Aunque recordarás, que ya en 1989 vimos una de ésas explosiones (Caracazo) y eso que en aquélla oportunidad había un industria privada más o menos fuerte que daba empleo a una parte importante de la población y sirvió de "colchón" para suavizar el golpe.

Hasta ahora, los que reciben dinero de las "misiones" son más o menos los mismos que cobraban "la beca" cuando Caldera y le recibían latas de zinc para ranchos a los adecos, sólo que ahora son bastantes más pues hay más dinero.

Creo que un punto a favor de Venezuela y en contra del gobierno actual, es el hecho de que el gobierno actual ha demostrado ser totalmente ineficiente e incompetente, pero como nos decían en la universidad... "cualquier estúpido es capaz de hacer cualquier cosa si se le dan tiempo y dinero ilimitados. El problema es, que esos dos factores casi nunca se presentan juntos." Habrá que esperar a que se les desbalancee la ecuación, y veremos.